Adrenalina entre palmeras en Samaná

Cinco aventuras que querrás vivir en la península dominicana

El tesoro mejor guardado de República Dominicana se puede explorar de muchas formas. La que te proponemos solo es apta para valientes.

Autora: Eugenia Fernández

Salto El Limón

     Barranquismo en El Limón

Lo importante es el camino, no la meta. Pero en el caso de la cascada de El Limón, haremos una excepción. Este salto de agua de unos 40 metros de altura cae desde la parte alta de la Sierra de Samaná y acaba en una laguna de agua refrescante en la que sumergirse después de la aventura. Hasta ella se puede llegar de varias formas, pero nuestra favorita es descendiendo por el río Limón, superando rocas y obstáculos en un recorrido rodeado de vegetación. Si el barranquismo no es lo tuyo, puedes caminar a través de su selvática vegetación o realizar una excursión a caballo. Lo importante (también) es el camino así que disfruta del viaje.

Buceo en Samaná

     Buceo en Piedra Bonita

Su dramático paisaje submarino le ha convertido en uno de los destinos de buceo favoritos de la región. También conocida como La Torre por su imponente torre cubierta de coral, Piedra Bonita solo es apta para buceadores avanzados que no le teman a las fuertes corrientes. Tortugas marinas, peces puercoespín y gorgonias gigantes esperan a quienes se atrevan a sumergirse en sus aguas. Y si no tienes la suficiente experiencia, no pasa nada. Hay muchas más opciones submarinas en la bahía de Samaná. También accesible desde Las Galeras se encuentran El Frontón y Barco Hundido, un buque de carga que se hundió hace varias décadas y en torno al cual nadan barracudas, peces globo y rayas. Desde la costas de Las Terreras, se puede alcanzar el Arrecife Creole, una cadena coralina en la cual se pueden observar grandes mantas rayas atlánticas.

Sobrevolando Samaná en tirolina

     Tirolina sobre El Valle

La tirolina más larga de República Dominicana sobrevuela las colinas de El Valle a más de 100 metros de altura. Forma parte del circuito de Samaná Zipline, que incluye 12 tirolinas e infinitas cantidades de adrenalina. Alcanzan hasta 64 kilómetros por hora y algunas de ellas permiten incluso ponerte boca abajo, para ver mejor el paisaje.
No es la única opción para observar Samaná desde las alturas. Las montañas de Juana Vicente, entre Santa Bárbara de Samaná y El Limón, también se pueden recorrer volando a bordo de sus 10 tirolinas. Bajo tus pies, el verde intenso de sus bosques tropicales y a lo lejos, los paisajes del Parque Nacional Los Haitises y la paradisíaca isla de Cayo Levantado.

Surf en Playa Bonita
Crédito: Photo by Swell Surf Camp on Foter.com/CC BY-SA

     Surf en Las Terrenas

Surcar las olas primero y coger fuerzas después en una bonita playa de arena blanca es uno de los principales atractivos de Las Terrenas, un municipio turístico en el que encontrarás varias escuelas de surf y de kitesurf. Uno de los puntos de encuentro de los surferos es Playa Bonita, cuyo nombre lo dice todo. Pero también Playa Punta Popy que, aunque su nombre no lo indique, también recuerda al paraíso con sus grandes palmeras y olas perfectas. Playa Cosón, a diez minutos de Las Terrenas, ofrece una de las experiencias más completas sobre la tabla, con olas con rompientes de izquierda y derecha. Pirata Surf School es una de las escuelas disponibles en Las Terrenas. Tienen clases de todos los niveles y organizan excursiones a estas y a otras playas, una de ellas, secreta. Así que si quieres descubrir dónde está su punto de surf secreto tendrás que ponerte el neopreno.

Parque Nacional de Los Haitises

     Ecoaventuras en el Parque Nacional de Los Haitise

Su nombre en lenguaje taíno es ‘tierra montañosa’, aunque apenas puede verse, cubierta por su frondosa vegetación. Con cerca de 1600 kilómetros cuadrados, es el principal atractivo natural de Samaná, uno de los parques nacionales más importantes de República Dominicana y el destino ideal para una excursión de ecoturismo activo. Los paisajes rocosos de este parque nacional se pueden explorar por mar o por tierra. La excursión más conocida te lleva en barco por los puntos más importantes del parque, pero también se puede hacer kayak entre manglares, descubrir sus cuevas y formaciones geológicas y realizar senderismo por su bosque lluvioso. E incluso lanzarte en tirolina (otra vez) sobre las piscinas del río Jibales y disfrutar de las vistas panorámicas de la bahía de San Lorenzo.

¿Te atreves? ¡Que comience la aventura!

...