pulpo a feira

Comerse España sin salir de Madrid

Los mejores restaurantes de la capital donde probar la gastronomía española

Los amantes de la comida española pueden probar todas sus variedades en Madrid. Las barras y restaurantes de la capital están surtidas con los mejores platos de otras provincias.

Autora: Rosa Pernía

Todos los sabores de España están en Madrid. Una de las mejores cosas de visitar la capital es la gran variedad de comida nacional que encontrarás de sus diferentes provincias: asturiana, gallega, valenciana o andaluza. Madrid se mezcla con las raíces de la gastronomía española: frituras de pescado, arroces marineros o mariscos del Cantábrico. Desde recetas que han ido pasando de boca en boca y ofrecen un homenaje a la ‘cocina de siempre’ hasta los números puestos del Mercado de San Miguel, que cuenta con chefs que suman nueve estrellas Michelin en total. Para ayudarte a elegir, hemos reunido algunas de las mejores cocinas regionales que puedes encontrar en la capital.

Crédito: Celso y Manolo

Para los paladares no iniciados, la comida del norte de España puede sorprender por su contundencia y cantidad. Algo que podrás comprobar en el restaurante Esbardos, en pleno barrio de Salamanca, donde los sabores de Asturias se materializan en una fabada impecable (guiso popular asturiano con alubias, chorizo, morcilla y tocino) y en un pixín (rape) al horno, especialidad de la casa, traído directamente desde tierras asturianas.
Percebes, ostras, almejas, cigalas, centollo y, por supuesto, pulpo. Seguimos en el norte, pero nos vamos de Asturias a Galicia, donde los mariscos son uno de los principales protagonistas de sus platos. Cerca del madrileño Parque de El Retiro se encuentra uno de los restaurantes perfectos para saborear la excelencia de la gastronomía gallega. Ogrelo ofrece, desde 1983, creaciones que te trasladarán al mar de la ‘terra galega’ con su salpicón de bogavante (ensalada fría con marisco) y con el tradicional ‘pulpo á feira’ (pulpo a la gallega), preparado con pimentón.

Mercado de San Miguel

“Allí donde haya una pizzería, cabe una patellería”. Así explican en Casa Benigna su pasión por los arroces secos de Valencia, cocinados y servidos en patella (un invento propio similar a la paella, pero sin mangos). Es uno de los restaurantes favoritos de la actriz Penélope Cruz y sentarte en una de sus mesas es como comer dentro una cálida casa mediterránea, entre paredes azules y botellas de vino.
También el sabor del Mediterráneo llega hasta el actualizado Mercado de San Miguel, a unos pasos de la Plaza Mayor y la Puerta del Sol. Te recomendamos que allí pruebes el ‘yogurt y leche de oveja’ de Rocambolesc, un postre del famoso chef Jordi Roca, que trae hasta este rincón la parte más dulce del Celler de Can Roca, el famoso restaurante de Girona, Cataluña. Actualmente, el segundo mejor de mundo, según la lista The World’s 50 Best Restaurants, patrocinada por S. Pellegrino.
Seguimos bajando por la península española sin movernos de Madrid y llegamos a la tradición del sur. La comida es tan impresionante como la decoración en el grupo de La Caleta, que cuenta con tres locales en el centro de la capital. Vive la esencia de la cocina sureña entre mantones, geranios y mesitas con taburetes que recuerdan a la típica taberna andaluza. Tras su barra se despachan raciones de gambas, cazón (pescado en adobo) y ‘pescaito frito’, rebozado en harina de garbanzos y servido en cucurucho de papel.

Arroz del ‘senyoret’ (del señorito)

El broche final a este viaje de sabores lo ponen los platos clásicos madrileños. En el barrio de Chueca prueba el tradicional bocadillo de calamares de Celso y Manolo, “una auténtica tasca castiza recuperada”. Imprescindible también un cocido (guiso de garbanzos, carne, embutidos, verduras y patatas) en El Bola y una ración de callos (a base de tripas de cerdo). Estos últimos también los puedes saborear en La Tasquería, con una estrella Michelin, o en Vega, donde los preparan veganos, con shiitake y garbanzos. Y de postre, churros con chocolate en San Ginés, un mítico local donde siempre serás bienvenido, sea la hora que sea.

Bocadillo de calamares

...