Abu Dabi y su riqueza cultural

Adiós rascacielos, es tiempo de los megamuseos

Mas allá de sus rascacielos y hoteles faraónicos, la capital de los Emiratos Árabes se está transformando en un hub cultural. Allí funciona la primera sede del Louvre de París fuera de Francia y, en breve, se terminará el Guggenheim.

Autor: Jotart

Los halcones siempre han sobrevolado Abu Dabi, desde que era un olvidado pueblo de pescadores, hasta la explosión del petróleo. Su vuelo veloz aún se puede ver entre torres acristaladas y rascacielos curvados. Es el símbolo de los Emiratos Árabes y encarna la rapidez y la visión de un pueblo para transformarse. El emirato busca convertirse en un hub cultural internacional. Si pensabas que París, Londres o Nueva York siempre tendrían la última palabra sobre el tema, primero debes echar un vistazo a los proyectos faraónicos que está impulsando Abu Dabi.

Louvre de Abu Dabi

El Louvre parisino abrió en 2017 su primera sede fuera de Francia en la isla Saadiyat, uno de los trozos de desierto rodeados de mar turquesa que forman la anatomía de la ciudad. Su cúpula perlada de 7.500 toneladas y 180 metros de ancho, diseñada por el francés Jean Nouvel, es una evocación de los oasis beduinos antes de la llegada de los ríos de dinero que trajo el petróleo. Dentro puedes apreciar 600 obras del Louvre y de otros museos franceses como una estatua de Ramsés II, páginas del llamado Corán Azul o un autorretrato de Van Gogh. Verás muchas galerías para eventos porque no sólo está concebido como museo, sino como un lugar de encuentro mundial.

Ese es el espíritu de Saadiyat, la isla de la cultura. Allí se está ultimando el museo Guggenheim, una terminal de cubos metálicos y conos tránslucidos doce veces más grande que el original en Manhattan. Así como el Museo Nacional Zayed, inspirado en el sultán Zayed bin Sultán Al Nahayan, considerado el padre de la nación. El edificio, que abordará la historia humana y natural de los Emiratos Árabes, tiene paredes de cristal suspendidas en el aire que evocan las alas de un halcón

Abu Dabi

Hay otros íconos culturales en Abu Dabi como su Teatro Nacional, un gran complejo para obras de teatro, concierto o proyecciones de películas gratis. Así mismo el Centro de Arte para Niños donde los más pequeños reciben clases de música, pintura o caligrafía. Pero, sin duda, su faro es la mezquita del jeque Zayed, un laberinto de arcos forrados en mármol blanco que se ve desde todos los puntos de la ciudad. No sólo puedes visitarla sino que deberías. Allí confluye la tradición artesana del mundo árabe con el presupuesto para quedarse con la boca abierta, como la alfombra más grande del mundo. Toda ella y, sus nudos florales, están tejidos a mano.

Fuerte de Al Jahili

En los alrededores de la ciudad hay propuestas curiosas como el Museo del Auto que, entre sus joyas, conserva un Rolls Royce de la familia real británica. Desde allí podrás acercarte al monumento histórico más importante de Abu Dabi, el Fuerte Al-Jahili, una fortaleza naranja que protegía al emirato. En su interior, la fundación cultural Abu Dabi programan eventos como el Festival Sheik Zayed Heritage.
Más de 15 mil hombres del desierto marchan en diciembre hacia Abu Dabi para celebrar este festival de dos meses. Si coincides con la época podrás ver carreras de camellos, espectáculos con halcones o competencias de fuegos artificiales.

...