Panorámica de las Islas Bahamas

Bahamas: en busca del tesoro de los piratas

El paradisiaco archipiélago fue su escondite favorito

La telaraña de islas y cayos que forman el archipiélago son sinónimo de playas perfectas, aguas turquesas y descanso. Para los piratas, en cambio, era su escondite preferido, el paraíso para contar su botín y soñar con una república pirata. Durante unos años lo consiguieron en Nueva Providencia.

Autor: Juanjo Robledo

Coral Gran Bahama

Entre 1706 y 1718 corsarios ingleses instauraron una república pirata en Nassau, la capital de Nueva Providencia, después de un ataque franco español que la dejó prácticamente desierta. Las autoridades inglesas les toleraban, pero después del asedio aprovecharon el vacío de poder para montar su gobierno. En la isla llegaron a reunirse más de mil piratas con solo un puñado de habitantes.

En el Museo Pirata de Nassau te puedes asomar a esta historia mientras tus hijos se visten de piratas, abordan una réplica de una de sus embarcaciones e incluso izan la temida Jolly Rogers, la famosa bandera de la calavera con dos huesos cruzados.
No te asustes si en el salón de la fama algún pirata animado se presenta entre carcajadas: “Soy Edward Thatch aunque me conocen como Barbanegra”. Él y otros temidos piratas como Benjamin Hornigold, Henry Jennings, Calico Jack Rackman (creador de la Jolly rogers) o Mary Read, que antes de ser pirata se disfrazó de hombre para servir a la Royal Navy, formaban parte de la cúpula de la nueva república.

Nassau, con sus casas que parecen de juguete y sus tonos rosas, verdes o lilas, no es lo que esperas de una fiera capital pirata, pero en el frenesí de sus calles, llenas de ventas ambulantes, cruceristas que van y vienen y bares donde el ron y las conversaciones fluyen como un grifo abierto, deambulan los fantasmas de los corsarios, bucaneros o filibusteros que se daban cita en las Bahamas.
Si subes a lo alto del Fuerte Fincastle, donde muchos estuvieron prisioneros, no solo podrás maravillarte con los colores turquesas y verdes del Atlántico, sino ver la encrucijada de islas que les servía para esconderse o enterrar un tesoro. Más de 700 islas y 2400 cayos inundarán tu mirada, sigue la que más te inspire.

Nassau

Solo 24 islas de las Bahamas están habitadas. En las demás sopla el viento y las leyendas de tesoros que nunca se han encontrado. Si te preguntas dónde los enterraron, antes deberías saber que el archipiélago está lleno de cuevas, de tierras calcáreas con grutas interminables. En la isla de Gran Bahama, por ejemplo, tienes la red de cuevas submarinas más extensa del planeta. Aún no han encontrado ningún tesoro pero sí que puedes tumbarte en una playa que parece de oro, Golden Rock.

Con tu familia puedes abordar un kayak y zigzaguear los 365 cayos de Exuma o sumergirse en las profundidades de la isla de Andros, un espectáculo multicolor de peces de colores, rayas, morenas, tiburones, tortugas que transitan por una de las autopistas de la tercera barrera de coral más gran del mundo. Ten cuidado porque de repente se abre un abismo de más de dos mil metros de profundidad conocido como la lengua del océano. Si tienes experiencia déjate llevar por el tobogán.

Resort Atlantis

También puedes bucear en Bimini y ver los bloques simétricos que el agua ha ido cincelando y que durante años avivaron la idea del hallazgo de la mítica Atlántida. O simplemente irte con tus hijos al parque acuático Atlantis en la isla Paraíso y deslizarte por los toboganes que brotan de una pirámide maya.
Otra opción es la pequeña isla de San Salvador, el primer lugar que pisó Cristóbal Colón del nuevo continente. Y si aún no te has topado con un doblón de oro o con un mapa que te guíe, siempre puedes consolarte con un cóctel en las playas rosas de la isla Harbour. Su llamativo color se lo da el coral molido que se ha ido acumulando durante siglos.

La república pirata fue eliminada por la corona británica, que envió sus barcos para capturar y ejecutar a sus gobernantes. Antes de su ejecución el pirata Olivier Levasseur, uno de los que más riqueza había atesorado, lanzó un mapa que supuestamente tenía la ruta para encontrar su fortuna: el equivalente a más de mil millones de dólares. Desde entonces muchos aventureros lo han buscado sin suerte.

...