Crédito: Carlos Aguilar/Unsplash

5 atracciones en Londres que no puedes perderte

Museos y parques para todos los gustos

Si Peter Pan tuviera que recomendar un lugar para jugar seguramente sería Londres. Hay parques y museos para todos los gustos. Puedes entrar al mundo de Harry Potter, pasear por una ciudad de Lego o caminar entre dinosaurios. Y, además, subir a una de las norias más grandes del mundo, el London Eye.

Autor: Jotart

Estación de King's Cross

     El mundo de Harry Potter

Los estudios originales donde la Warner Bros grabó la saga de Harry Potter se han convertido en uno de los parques más visitados de la ciudad. Te sentirás como un aprendiz de mago de Hogwarts y podrás over el vestuario y los objetos que se utilizaron en las ocho películas de la serie. Es una experiencia trimendisional en la que los hologramas de los actores caminan a tu lado en lugares emblemáticos como Privet Drive o el callejón Diagon. También puedes acercarte a la estación King’s Cross de Londres y buscar el andén 9 ¾ que lleva a Hogwarts. Allí podrás tomarte una foto con el carrito de equipaje que atraviesa la pared para cruzar a otra dimensión.

Museo de Historia Natural

     Museos para niños

La enorme ballena azul que recibe a los visitantes del Museo de Historia Natural es el preámbulo de un día de emociones. Con más de 70 millones de especímenes, desde microorganismos hasta dinosaurios, la colección es la más grande del mundo en su género. No te pierdas el simulador de terremotos, te garantizará gritos y risas. Y, Jurassic Park, un laberinto de dinosaurios animados que se ha convertido en el más popular del museo. Tus hijos se quedarán con la boca abierta frente al T-Rex, uno de los mayores depredadores que han existido. Justo al lado, en el Science Museum, puedes subirte a un simulador de vuelo o incluso ir más allá. Entre las joyas del museo está la cápsula del Apolo 10 que sobrevoló la Luna.

London Eye

     Subir al ojo de Londres y ver a Shrek

A 135 metros de altura tendrás el privilegiado punto de vista de Peter Pan. El London Eye, la noria más alta de Europa, es el nuevo símbolo de la ciudad y la atracción más visitada del Reino Unido. Desde sus cabinas podrás sobrevolar edificios emblemáticos como el Big Ben o Las Casas del Parlamento. Relájate, hay espacio para 28 personas y además te puedes sentar. No dejes de visitarlo en la noche, la iluminación con luces de led es espectacular.
Si quieres más diversión, sólo tienes que visitar a su vecino verde: Shrek. Al lado de la noria se encuentra un parque que recrea el mundo de Far Far Away con la princesa Fiona, el asno, el gato con botas y todos los personajes de la saga de Dreamworks.

Legoland

     Legoland

Al oeste de Londres hay otra tierra mágica: Legoland. Te darás cuenta que casi todo se puede construir con piezas de Lego: un Boeing 747, las joyas de la corona británica, el Big Ben, la Torre Eiffel, la Torre de Pissa o el lago Ness. En Miniland, una de las zonas más visitadas, podrás ver los principales monumentos del mundo construidos con más de 40 millones de bloques de Lego. Pero no todo son figuras de Lego, el parque también cuenta con una zona de mini golf, toboganes, un teatro y una escuela de conducción donde tus hijos pueden conducir coches fabricados con Lego.

Montaña Rusa

     Thorpe park

Aquí llegan los que han probado otros parques y buscan más adrenalina.  Thorpe park es un icono de diversión para los británicos por sus atracciones mecánicas y sus desafiantes montañas rusas. Cerca de aeropuerto de Heatrow, Thorpe cuenta con atracciones únicas como The Swarm, la primera montaña rusa super rápida del Reino Unido. Si decides subir, debes saber que tiene casi un kilómetro de longitud y cinco inversiones (giros). Además puedes llegar a velocidades cercanas a los 100 kilómetros por hora y soportar 4.5 veces el peso de la gravedad.

...