Crédito: Arthur Yeti/Unsplash.com

Atenas para millennials

Grafitis y ‘tavernas’ para espíritus jóvenes

Atenas no envejece y sigue sorprendiendo con sus atractivos de siempre y nuevos barrios de moda. Nos perdemos entre calles llenas de historia para descubrir su cara más auténtica.

Autora: Eugenia Fernández

Museo Arqueológico de Atenas
Crédito: Mika/Unsplash.com

No somos turistas, somos viajeros. Nos interesan los monumentos, pero también la experiencia. No solo queremos ver la Acrópolis y el Partenón: queremos hacer ‘running’ en el estadio Panathinaikó, descubrir el mejor ‘souvlaki’ de Atenas en algún puesto callejero y perdernos por barrios como Pangrati, famoso por sus cafés y su ambiente intelectual. Así es como dicen que viaja la generación millennial. Pero no es verdad. Querer disfrutar del destino y sentir curiosidad por el día a día de los locales le gusta a todo el mundo, no solo a los nacidos entre 1980 y 1995. Y en Atenas, cuna de la civilización griega, la democracia y –según la leyenda– el aceite de oliva, todavía más.

Con casi 3000 años de antigüedad, la capital griega sigue destacando por su espíritu rebelde y juvenil. Un buen lugar para comprobarlo es el barrio de Exarchia, conocido por su tradición contracultural y sus movimientos estudiantiles. Fue aquí donde comenzó la revuelta que acabó con el régimen dictatorial de 1973, todo un símbolo. Boutiques punks, bares de música en directo –tiene algunos de los mejores locales para escuchar ‘rebetiko’, la versión griega del blues– y el primer parque autogestionado de la ciudad completan el paisaje urbano de este animado vecindario. Tampoco faltan los murales, como el espectacular grafiti del artista italiano Blu que preside el Parko Navarinou.

Grafiti en las calles de Exarchia
Crédito: Elcarito/Unsplash.com

Viajeros millennials y grafitis es una de esas combinaciones que no fallan. Sus colores y mensajes triunfan en Instagram, pero además suelen ser señal de dos cosas: uno, que estamos fuera de la ruta turística más típica y dos, que el barrio está en plena efervescencia. Un sueño para los cazadores de experiencias. En el caso de Atenas, la ruta del ‘street art’ pasa por lugares como Psiri, un pequeño vecindario situado al oeste de la plaza de Monastiraki donde encontrar tiendas ‘vintage’ y el mejor helado artesano de la ciudad. Thissio, Keramikos y Gazi –junto a su Technopolis, una antigua fábrica de gas convertida en un vibrante centro cultural– son las otras paradas de este tour alternativo por la cara más artística de Atenas.

Pero el arte contemporáneo griego no se encuentra solo en las fachadas. Se extiende por toda la ciudad, desde el futurista centro cultural Stavros Niarchos Foundation (SNFCC), que aloja la ópera y la biblioteca nacional, hasta la ruta Musas Modernas, que recorre las mejores galerías de arte en Kolonaki, uno de los barrios más atractivos de la capital griega. Sin olvidarnos del renovado Museo de la Acrópolis, que exhibe el glorioso pasado ateniense de forma moderna y actual. El nuevo diseño griego ha llegado hasta la cocina, como demuestra la pastelería Sweet Alchemy, creada por el estudio de arquitectura Kois Associated Architects.

Crédito: Arthur Yeti/Unsplash.com
Crédito: Arthur Yeti/Unsplash.com

Atenas siempre se ha movido entre la Historia y la innovación. Por eso, para comprender la esencia de la ciudad también hay que mirar hacia el pasado. Y no nos referimos solo a los impresionantes tesoros arqueológicos que pueden apreciarse hasta cogiendo el metro (por ejemplo, en la estación de Syntagma). Echar la vista atrás también puede hacerse en Anafiotika, que con sus casas bajas recuerda a un pueblecito de las islas griegas. Fue fundada por los obreros que llegaban de la isla de Anafi y conserva intacto su encanto tradicional. Se encuentra muy cerca de la Acrópolis y de lugares míticos como la taverna de Psara, que lleva desde 1898 sirviendo platos caseros en su terraza. Es en estos restaurantes locales, las ‘tavernas’, donde se viven las mejores experiencias –gastronómicas– y parte de la aventura es encontrar las más auténticas. Solo los verdaderos viajeros, millennials o no, lo conseguirán.

...