Playa de Montego Bay

La bahía jamaicana de los mil colores

Ruta cromática por Montego Bay

Del turquesa de sus playas al verde de sus refugios naturales, pasando por el arcoíris de sus clubes nocturnos. En la segunda ciudad más grande de Jamaica hay planes de todos los gustos y colores.

Autora: Juana Reyes

Disputarse el título de las aguas más turquesas del Caribe es un debate en el que seguro querría participar Jamaica. Razones cromáticas no le faltan. En la costa noroeste de la isla, en Montego Bay, podrás observar de cerca ese azul tan característico.

Montego Bay

Pero el color del Caribe es solo una de las tonalidades que conforman la paleta de color de “Mo Bay” –como le gusta llamarlo a los locales–. Desde su posición privilegiada sobre el mar Caribe, la segunda ciudad más grande de Jamaica tiene otros argumentos –y tonalidades– para ser uno de los destinos más turísticos del país. Como los de la laguna Luminous, a la que se llega en unos 40 minutos desde la ciudad. Ubicada en el encuentro entre el río Martha Brae y el mar, alberga un muelle que fue muy utilizado en el siglo XVIII por barcos dedicados al comercio del azúcar. Cuando este negocio entró en declive, los científicos ocuparon el lugar de transportistas para observar un fenómeno que sucede en pocos lugares del mundo, el de las bahías luminiscentes. En la laguna Luminous se dan esas condiciones: una gran población de unos microorganismos llamados dinoflagelados, altas temperaturas y combinación de agua salada y dulce. Por la noche, con el movimiento, esos organismos microscópicos producen un brillo que es capaz de iluminar buena parte de la superficie de la laguna.

Playa de Montego Bay

Más cerca de la ciudad se encuentra un santuario verde, el de aves de Rockland. Allí habitan especies endémicas y otras migratorias, aunque el colibrí, considerado el pájaro nacional de Jamaica, es el auténtico protagonista de este espacio repleto de árboles. Cuando el ambiente es tranquilo, los colibríes despliegan todo el color de su plumaje y descienden de las copas de los árboles para alimentarse. De hecho, podrás dar de comer a los pájaros con ayuda de unas pequeñas botellas. Lisa Salmon, conocida como la “dama de los pájaros”, creó este santuario en los años cincuenta. Por iniciativa de sus familiares, hoy permanece abierto al público y se mantiene gracias a las donaciones de los visitantes.

Colibrí en el santuario de aves Rockland.

Turquesa, fluorescente, verde, entre muchos colores más. La noche de Mo Bay es todo un arcoíris que se concentra, principalmente, en la zona de Hip Strip. En la avenida Gloucester, está muy cerca de algunas de las playas más populares de la bahía. Aunque despliega su mejor versión por la noche, en Hip Strip también es posible divertirse durante el día gracias a lugares como Margaritaville. Además de elegir entre comida local, como el pollo ‘jerk’ o recetas americanas, en este local podrás disfrutar de actividades acuáticas, saltar en sus camas elásticas o lanzarte por su tobogán de 35 metros de longitud. Al caer el sol, es el turno de los Djs y de las fiestas temáticas. La mayoría, ambientadas con música reggae.

Un ambiente muy distinto te espera en Rose Hall. Con más de 250 hectáreas, esta plantación es famosa en Mo Bay por la leyenda de la Bruja Blanca. En la mansión –también blanca– de la plantación vivió y murió Annie Palmer. La dueña revive como un espectro en este enorme lugar donde hoy también hay cabida para campos de golf, hoteles, viñas de lujos, playas y campos de azúcar. Una sombra blanca que no deja palidecer el paisaje más colorido de Jamaica.

...