Crédito: Engjell Gjepali/Unsplash

Tienes una cita con la Toscana

Los lugares más románticos de la región más romántica de Italia

Una villa rural entre cipreses y viñedos o una suite en un palacio de Florencia. No importa donde te alojes, los idílicos paisajes de la Toscana te enamorarán seguro.

Autora: Eugenia Fernández

Si los pueblos de la Toscana estuvieran en Tinder, querrías hacer ‘match’ con todos. Empezando por Florencia, su capital, cuna del Renacimiento y objeto de deseo de los amantes del arte y la historia. Sus museos, desde la galería de los Uffizi a la de la Academia, donde se encuentra el ‘David’ de Miguel Ángel, pueden ser un buen sitio para una primera cita. De sus paredes cuelgan algunas de las obras más importantes de la pintura italiana y te permitirá asombrar a tu acompañante desplegando tus mejores cualidades frente a, por ejemplo, El Nacimiento de Venus de Botticelli: sensible, detallista, brillante. Exactamente como tú.

Ponte Vecchio, Florencia
Crédito: Faruk Kaymak/Unsplash

La siguiente parada es la Osteria All’antico Vinaio, el ‘street food’ más concurrido de la ciudad y el mejor lugar para demostrar que se puede ser elegante mientras se devora un inmenso sándwich. O no, mejor que te conozca al natural. Después, quizá un ‘gelato’ en Gelateria Dei Neri, cerca de la piazza Santa Croce. O subir directamente a la Piazzale Michelangelo para disfrutar de un atardecer con vistas a la ciudad desde la otra orilla del río Arno. Este mirador es el escenario perfecto para un primer beso que os eleve por encima de la cúpula de Brunelleschi (y eso que hay subir 464 escalones para alcanzarla).

Para la segunda cita hemos escogido Montespertoli, cuyo Museo de la Vid y el Vino es la excusa perfecta para dejarse llevar por los sentidos. En él se puede aprender todo sobre la tradición del vino de Chianti y maridarlo con los mejores platos de la Toscana en su Enoteca. El vino por excelencia de la región cuenta con denominación de origen controlada y garantizada desde 1948, aunque su historia vinícola se remonta al siglo XIII. Además del Museo de la Vid y el Vino, a lo largo de todo el Valle de Chianti hay bodegas, viñedos y rutas de enoturismo para saborearlo sin prisas.

Interior del Palacio Comunal de Siena
Crédito: Alberto Bianchini/Unsplash

Para seguir paseando vuestro amor no hay otra igual que Siena, un “sueño gótico” de callejuelas empinadas y casas color ocre a menos de dos horas en tren desde Florencia. En su corazón se encuentra la Piazza del Campo, una plaza en forma de concha donde cada verano se celebra la fiesta más famosa de la región, El Palio. Es una carrera de caballos con más de 400 años de antigüedad que enfrenta a las diferentes ‘contradas’ (los barrios del centro histórico) en una competición que solo ha dejado de celebrarse durante las guerras mundiales. Mientras dura esta fiesta, la ciudad entera se engalana y luce los estandartes y escudos de las diferentes contradas al más puro estilo ‘Juego de Tronos’.

Desde lo alto de la Torre del Mangia se puede observar lo que os espera en vuestra próxima escapada: los campos de la Toscana, enmarcados por majestuosos cipreses y alguna villa ocasional. Tan solo hace falta un coche y tiempo para recorrer a vuestro aire lugares como el Val d’Orcia, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 2004. Allí los paisajes invitan a perderse entre sus suaves colinas y pequeñas ciudades amuralladas.

Campos de cultivo en Toscana
Crédito: Reuben Teo/Unsplash

Montalcino, Volterra, Montepulciano… Hay muchos lugares donde merece la pena detenerse. Chianciano Terme destaca por sus termas, aunque hay muchas más localidades en la Toscana con manantiales naturales (y románticos y modernos spas). Otras, como Arezzo, destacan por su belleza histórica. Esta ciudad es más antigua que la Alejandría egipcia y conserva restos de la época romana. Además, en su Plaza Grande se rodaron algunas escenas de ‘La vida es bella’. Nada mejor que despertar con el “Buenos días, princesa” que tantas veces repetía Roberto Benigni en la película.

Ya lo has visto, de la galería de los Uffizi al altar hay solo un roadtrip de diferencia. Desde la Oficina de Turismo de Toscana recomiendan para esta ceremonia la bella Basílica de San Miniato al Monte o la sencilla iglesia de St. James donde contrajeron matrimonio David Bowie e Iman en 1992. Para bodas civiles también se puede reservar el Palazzo Vecchio, en la Piazza della Signoria de Florencia, o la Villa Medicea de Lilliano, una antigua casona rodeada de vegetación que en el siglo XVII sirvió de refugio para Fernando II de Médici.

Cuando la relación esté más afianzada, ya podréis ir a Pisa y haceros la típica foto sosteniendo la torre inclinada. Irá directa al álbum familiar.

...