Crucero

Sueña un crucero y el Caribe te lo concederá

Rutas y temáticas para cada gusto

Un crucero es un viaje soñado y si es en las aguas turquesas del Caribe se convierte en una experiencia inolvidable. Hay rutas para todos los gustos, desde las que te llevan a la playa de postal hasta las que se detienen en puertos con historia o te animan a explorar arrecifes de coral o ruinas arqueológicas.

Autor: Jotart

Tulum

Para exploradores
Si no tienes suficiente con los cócteles y el barco, toma un mapa y sumérgete en la naturaleza que te rodea. En los 140 kilómetros que abarca la Riviera Maya tienes para elegir: cenotes en Akumal o Aktun Chen, senderismo por la reserva de la biosfera Sian Ka’an o Tulum, la joya arqueológica de la zona, con su templo que se asoma al mar turquesa. Para terminar la jornada todos los caminos llevan a Playa del Carmen y su animada Quinta Avenida.
Justo enfrente tienes la isla de Cozumel. Allí te conviene alquilar una moto o un coche para explorar algunos de los mejores arrecifes del Caribe. A uno de ellos le llaman El Cielo porque está lleno de estrellas de mar. También tienes las ruinas de San Gervasio, con su templo de Ixchel, la diosa del amor.
En Honduras, un destino menos frecuentado, tienes la isla de Roatán, uno de los escondites favoritos de los piratas.  Allí, además de sus exuberantes arrecifes podrás ver un antiguo galeón en la cueva Coxon.

República Dominicana

Para amantes del todo incluido
Si no quieres preocuparte de llevar efectivo ni tarjeta, desconectar de sumas y restas, este es tu crucero. República Dominicana o las islas Caimán son dos de los destinos especialistas en el todo incluido. Desayuno y comidas buffet, snacks y bebidas en diferentes puntos del barco, piscina, jacuzzi, espectáculos, cenas en alguno de los restaurantes temáticos, cócteles y más cócteles… Si reservas con tiempo, además te incluyen varias excursiones en los puertos que visitas: Samaná, Isla Catalina, Punta Cana. En las islas Caimán llévate la tarjeta por si acaso, muchos productos están libres de impuestos y puedes ahorrarte hasta un 30% en tus compras. En George Town encontrarás el paraíso del shopping.

Cartagena

Para los que quieren historia
Si las postales perfectas te relajan pero buscas escenarios históricos, incluye Panamá o Cartagena de Indias en tu recorrido. Con sendas fortalezas donde se protegían las riquezas de las colonias españolas, ambas formaron parte del Virreinato de la Nueva Granada. Te encantarán sus centros históricos, una delicia para caminar entre las coloridas y balcones de madera. Cartagena conserva sus murallas y su pétreo castillo San Felipe mientras que en Panamá quedan las ruinas de la ciudad incendiada por los piratas. No dejes de visitar el Canal de Panamá, una de las maravillas de la ingeniería moderna que une el mar Caribe con el oceano Pacífico.

Más al norte, Miami te recibirá con su famosa South Beach, pero también con toda su oferta cultural. Una vez cruces la playa ya te sorprenderá el distrito Art Decó, más de 800 edificios construidos entre los años 20 y 40. Acércate al Carnival Centre, el centro de arte más grande de Estados Unidos. Siempre tienen un festival de teatro o música que puedes disfrutar antes de volver al crucero.

Palmera

Para quienes buscan relajarse
Relajarse en el Caribe es sinónimo de reggae y los jamaiquinos lo saben. En puertos como Ocho Ríos o Montego Bay tendrás playas doradas, aguas turquesas y el ritmo de una banda de rastafaris que te mece mientras bebes una piña colada.
Puedes bañarte en la playa James Bond o la playa Turtle, donde las tortugas se te acercarán. Si además quieres ver el origen de ese swing, puedes subir a Nine Miles, una aldea clavada en las verdes montañas donde nació el mítico Bob Marley. Al bajar busca el cauce del río Dunn, sus cataratas caen directamente en la playa.

Aruba no se queda atrás, le llaman la isla feliz. Oranjestad, su capital, te parecerá una maqueta de juguete con viviendas de colores pasteles (rosa, verde, amarillo), sus calles impolutas y su estilo holandés. Muy cerca tienes Eagle Beach, una de las mejores playas del mundo, con sus típicos Divi Divi (árboles curvados por el viento). Más adelante, en Palm Beach te llevarán cócteles y platos de suculentos platos de mariscos a la propia playa. Allí los restaurantes ponen sus mesas en la arena para que te relajes con el atardecer.

Gran Agujero Azul

Para los submarinistas
El Caribe es como un dios mitológico para los amantes de las profundidades. Puedes sumergirte por uno de sus ojos, el Gran Agujero Azul de Belice, un círculo perfecto que se ve desde el espacio. En los primeros metros te toparás con sedimentos y algas, pero luego aparecerán estalactitas, tiburones, rayas y bancos de colores. Por allí pasa la segunda barrera coralina más grande del mundo.

Otra opción es la isla de Martinica, donde puedes sentirte en un carnaval de especies coloridas: peces ángel, barracudas, delfines, medusas. Debajo del islote Rocher du Diamant (Roca de Diamante) o de las calas de Anses d’Arlet encontrarás cueva o diferentes tonalidades azules.

En Las Bahamas, con sus más de 700 islas, entrarás en el corazón del Caribe. Puedes sumergirte en la isla de Andros, donde está la llamada Lengua del Oceáno, un abismo de más de dosmil metros de profundidad. También puedes bucear en Bimini y ver los bloques simétricos de coral que ha formado el agua y que durante un tiempo alimentaron la leyenda de la Atlántida.

...