Playa Mujeres: la niña bonita de Cancún

Solitaria, exclusiva y en armonía con el medio ambiente

Imagina todas las comodidades de Cancún, pero en un lugar donde puedes hacerte una foto sin nadie alrededor. Te contamos por qué estás equivocado si crees que ya lo has visto todo en el Caribe mexicano.

Autora: Eugenia Fernández

Leonardo DiCaprio decía en ‘La playa’ que el paraíso “no está en ningún lugar concreto”, que “lo importante no es a dónde vas, sino cómo te sientes en el momento en que llegas a ser parte de algo”. Le damos la razón, pero solo en parte. Sí que hay un paraíso en un lugar concreto, está en México y lo tenemos bien localizado. Playa Mujeres se encuentra lo bastante apartada del bullicio turístico de Cancún –a unos veinte minutos en coche–, lo suficientemente cerca para no perderte su pulso nocturno y estratégicamente situada frente a otro paraíso también en versión mini: Isla Mujeres.

Rústica, respetuosa con el entorno y con un desarrollo urbanístico sostenible y controlado –por el momento solo existen unas pocas cadenas hoteleras en la zona–, es la opción ideal para desviarse del circuito turístico tradicional en el Caribe mexicano.

Playa Caracol

Empieza la mañana rodeado de arena blanca y aguas turquesas. Continúa nadando entre tiburones ballena y comer pescado fresco a la parrilla, para terminar contemplando el atardecer, cóctel en mano, antes de quemar la noche en Coco Bongo. O simplemente, tumbarse en la playa bajo una palapa y dejar correr el reloj. Las opciones en Playa Mujeres son proporcionales a las ganas y el ritmo de cada viajero.

Además del buen acceso a playas míticas de la zona hotelera –Playa Delfines, Playa Tortugas, Playa Caracol–, Playa Mujeres se encuentra cerca de Isla Blanca, que en realidad no es una isla, sino una península a la que se puede acceder en coche y cuyo nombre ya da pistas de su color. Sus 20 kilómetros de arena prácticamente virgen son un tesoro aún conocido por pocos. Es también el sitio indicado para practicar kitesurf y disfrutar del atardecer casi sin más compañía que la de los pelícanos y las olas.

Aves en la isla de Holbox

Islas como tal también pueden explorarse muy cerca. Holbox, Isla Contoy e Isla Mujeres son las imprescindibles. Y no por afán turístico exclusivamente, sino por su biodiversidad y su respeto al entorno local. Al norte de Playa Mujeres, Isla Contoy –también conocida como la isla de los pájaros– acoge el refugio de aves marinas más importante del Caribe mexicano en un área natural protegida de 230 hectáreas. Su ecosistema se preserva prácticamente intacto, ya que está deshabitada y el número de visitantes está restringido a 200 personas por día.

A diferencia de Contoy, Holbox sí está habitada, aunque la huella humana se resiste a dejarse notar más allá de sus fachadas de colores, sus puestos de artesanía y su famosa pizza de langosta. Calles sin asfaltar, cubiertas de arena, y una total ausencia de coches la convierten en el destino para disfrutar de la vida contemplativa, solo ligeramente sacudida por los tiburones ballena que navegan por sus aguas y con los que es posible nadar entre mayo y septiembre.

Vista aérea de Isla Mujeres

Cuando anochece, las luces nocturnas de Isla Mujeres iluminan el horizonte de Playa Mujeres. Y por el día, esta isla de apenas ocho kilómetros de largo sigue llamando la atención. Anteriormente refugio de piratas y antes aún el lugar de culto de Ixchel, diosa maya de la fertilidad, es quizá la isla más turística de las que rodean a Playa Mujeres. Poder bucear en su museo subacuático lleno de esculturas sumergidas justifica su popularidad. Ya en tierra firme hay que probar la especialidad de la zona, el tikin-xic: un pescado horneado bajo tierra o preparado a la brasa, y aderezado con achiote.

¿Ya te has convencido de que Playa Mujeres es el paraíso? Porque a diferencia de lo que opina Leonardo DiCaprio, el paraíso, básicamente, consiste en andar descalzo y despeinado y que nadie te mire mal por ello.