Cómo disfrutar de la perla colombiana

5 actividades para vivir Cartagena de Indias

Visitar los monumentos de su centro histórico, pasear bajo sus balcones llenos de flores y comprar souvenirs en Las Bóvedas son algunas de los planes más típicos que hacer en Cartagena de Indias. Estas son ideas para divertirse (aún más) después.

Autora: Eugenia Fernández

Graffiti en Getsemaní
Crédito: Jorge Gardner/Unsplash.com

     Hacer un safari fotográfico por Getsemaní

Hace unos años fue bautizado como el barrio ‘cool’ de Cartagena de Indias, y lo sigue siendo. Situado fuera de las murallas pero a una distancia cómoda del centro histórico, es una de las mejores opciones para alojarse. Hoteles boutique, coquetas cafeterías –la mayoría, con un jardín trasero– y una variada oferta de locales nocturnos animan el vecindario, aunque los verdaderos protagonistas, los que atraen a los visitantes y justifican su éxito en Instagram, son sus murales. Coloridos, con mensaje, conceptuales o entrañables –como el retrato de ‘Gabo’ en la calle De La Sierpe–, son fotografiados cada día por sus sorprendidos visitantes. Salen al encuentro cuando menos te lo esperas, por eso, al pasear por Getsemaní hay que tener los ojos bien abiertos y la cámara preparada.

Ceviche de camarón

     Comer como un chef en La Cevichería 

Frescura pura. Así definen su plato estrella en este restaurante cerca de la Plaza de San Diego. Aunque el ceviche es patrimonio cultural del Perú, el chef estadounidense Anthony Bourdain era fan del que se prepara en las cocinas de este restaurante colombiano, famoso por aparecer en su programa de televisión hace ya más de una década. La Cevichería no ha perdido un ápice de su calidad y continúa siendo uno de los imprescindibles en todas las guías gastronómicas de la ciudad. Su menú incluye todo tipo de marisco y, además de ceviches, preparan paellas, ensaladas y cócteles de camarón. De postre, te recomendamos caminar hasta el Portal de los Dulces, en la Plaza de los Coches, y dejarte tentar por los manjares tradicionales que venden las palenqueras en sus puestos.

Atardecer sobre la muralla
Crédito: Lucía Martín

     Ver el atardecer en el Café del Mar (o en la muralla)

Cuando empieza a caer el sol, las miradas de cartageneros y visitantes se dirigen hacia el Caribe. El cielo se tiñe de tonos anaranjados, en una gama que va del amarillo intenso a un rosa casi fluorescente. Las mejores vistas para no perderse el espectáculo son las que ofrece el Café del Mar, situado sobre la muralla, exactamente en el Baluarte de Santo Domingo. Casi siempre se llena, por lo que conviene llegar con tiempo para coger sitio en su terraza. Además de buenas vistas, el Café del Mar ofrece sabrosos cócteles y música electrónica. Otra opción más económica es dejar los cócteles para luego y disfrutar del atardecer desde el paseo sobre las murallas, justo al lado del Café del Mar.

Chiva Rumbera
Crédito: Charl Folscher/Unsplash.com

     Dejarse llevar por el ritmo colombiano en una chiva rumbera

La noche cartagenera empieza viendo el atardecer desde la muralla y continúa a bordo de una chiva rumbera. Estos peculiares autobuses, sin ventanas y decorados con luces, recorren la ciudad a ritmo de bachata y vallenato mientras en su interior sirven aperitivos locales como arepas de huevo, empanadas y carimañolas (pasteles de yuca). La ruta suele comenzar en los alrededores del Castillo de San Felipe Barajas para adentrarse después en el centro histórico. Casi siempre acaba en una discoteca donde continuar la ‘parranda’ bailando hasta que el cuerpo aguante.

Islas del Rosario

     Escaparte al Caribe

La belleza de Cartagena de Indias, con sus balcones llenos de flores y sus plazas llenas de historia, es indiscutible. Pero las paradisíacas Islas del Rosario quedan tan cerca que es casi un pecado no hacer una escapada a sus playas de arena blanca. A 45 minutos en lancha desde Cartagena, se trata de un archipiélago de unas 28 islas, situado en el Parque Nacional Natural Los Corales del Rosario y de San Bernardo. Hay muchas opciones para dejarse envolver por el ambiente caribeño de estas islas, desde la exclusiva Isla Pelícano –a la que solo se puede hacer en yate privado– a Isla Grande, donde está La Cocotera, un ecoturismo comunitario que ofrece hamacas, camping y habitaciones como alojamiento.

...