Crédito: Ross Joyner/Unsplash

5 cosas que solo tiene San Francisco (y nadie más)

Todo lo que no te puedes perder en la ciudad caloforniana

El arte fluye entre sus colinas y casas victorianas, en sus barrios y restaurantes de moda y en los ecos de una historia que la convirtieron en lo que es hoy: un lugar diferente a cualquier otra ciudad del mundo. No hay otra igual que San Francisco y estos son algunos de los lugares que lo demuestran.

Autora: Eugenia Fernández

Lombard Street
Crédito: Brandon Nelson/Unsplash

     La calle más sinuosa del mundo

Y no es la que tú te piensas. Lombard Street compite por este título con Vermont Street, también en San Francisco, aunque ha sido la primera la que se ha llevado toda la fama. Las ocho curvas de esta empinadísima calle atraen a más de dos millones de turistas cada año –y a unos 250 coches por hora–. La idea surgió de los propios residentes y por una cuestión práctica más que estética. No era fácil para los coches de los años 20 subir los 27 grados de pendiente de este tramo de Lombard Street y además, sería más seguro para los peatones. Dicho y hecho. Rodeada de las mansiones de Russian Hill y decorada con plantas y flores, pronto se convirtió en una de las calles más fotografiadas de la ciudad. En eso sí que sin duda gana a Vermont Street.

Isla de Alcatraz
Crédito: Brandon Eric Ward/Unsplash

     Una antigua prisión de alta seguridad convertida en parque nacional

Para escapar de Alcatraz no solo había que sortear las medidas de seguridad de unas de las cárceles más vigiladas del mundo, también había que nadar por las (heladas) aguas de la bahía de San Francisco hasta llegar a tierra. Aún así, hubo quien lo consiguió. O no. Nunca llegó a saberse la verdad sobre la fuga de Alcatraz que inspiró la película de Clint Eastwood. La historia de los hermanos Anglin y Frank Morris es una de las muchas que se cuentan en el tour por la  antigua prisión federal. Se pueden visitar las celdas que en su día ocuparon Al Capone y otros célebres delincuentes y aprender más sobre la historia de esta cárcel que funcionó durante 28 años, de 1934 a 1963. La isla en la que se aloja la cárcel de Alcatraz está hoy gestionada por el Servicio Parques (National Park Service o NPS en sus siglas en inglés) por “sus recursos naturales e historias humanas”. Pocos saben que en ella se instaló el primer faro del Pacífico o que entre las gigantescas piedras de La Roca anidan desde hace siglos multitud de aves marinas como los cormoranes o las garcetas. Ellas sí que lo tenían fácil para escapar de Alcatraz.

Painted Ladies
Crédito: Ross Joyner/Unsplash

     Varios barrios de moda

Vale que todas las ciudades tienen un barrio de moda, pero San Francisco tiene más, muchos más. Desde el vecindario hippy donde nació el movimiento ‘flower power’ a finales de los 60 hasta el Chinatown más antiguo de Estados Unidos, pasando por El Castro, donde la comunidad LGTBIQ empezó a sentirse en casa, o Mission District, el barrio más antiguo aunque no pare de modernizarse con nuevos restaurantes, galerías y grafitis. SoMa (South of Market) destaca por tener “la mayor concentración de arte al oeste del río Hudson”, con el SFMOMA como gran estrella y Hayes Valley por su oferta de ocio con boutiques, cafés y bares especialistas en ‘gin tonic’. The Fillmore y su escena musical o las mansiones victorianas de Nob Hill y Pacific Heights también son un ‘must’. ¿Ves como teníamos razón? En San Francisco no hay barrio que no esté de moda.

Leones marinos en el Pier 39
Crédito: Iago Godoy/Unsplash

     Centenares de leones marinos (y una tienda solo para zurdos)

Empezaron a llegar a sus muelles a principios de los 90, tras el terremoto de Loma Prieta. Al principio eran pocos, unos 50, pero la colonia empezó a crecer y crecer y ahora pueden llegar hasta los 900 en invierno. Los leones marinos del Pier 39 son auténticas ‘sea-lebrities’ en el barrio de Fisherman’s Wharf (así se les llama, haciendo un juego de palabras entre ‘celebrity’ y ‘sea lions’, su nombre en inglés). Pero no son el único atractivo de este muelle con vistas al Golden Gate y la isla de Alcatraz. Allí encontrarás restaurantes y puestos de comida –no te pierdas su famosa crema de almejas servida en un ‘bol’ de pan–, atracciones como el Aquarium of the Bay o el laberinto láser de 7D Experience, y multitud de tiendas, incluida Lefty’s, donde venden todo tipo de objetos para personas zurdas.

Golden Gate Bridge
Crédito: Tim Foster /Unsplash

     El puente más fotogénico de Norteamérica

No podía faltar el Golden Gate Bridge, el icono más reconocible de la ciudad, por delante de su ‘skyline’ o cualquiera de sus vecindarios ‘cool’. El puente colgante –el más largo del mundo hasta 1964– tuvo muchos detractores en sus inicios. Al desvelarse sus primeros diseños la prensa lo calificó como “feo” y los ingenieros dudaban que su estructura pudiera resistir el impredecible clima de la ciudad de la niebla. El 26 de mayo de 1937, más de 120.000 kilómetros de cable después, los primeros peatones pudieron cruzar sus casi tres kilómetros de largo.

...