Estatua de la Libertad Juan Manuel Aguilar by Unsplash

Nueva York para los que pasan de las guías de viaje

Guía alternativa para disfrutar la mejor ciudad del mundo

Times Square, Central Park, Empire State… Los imprescindibles de Nueva York ya los conoces, incluso aunque no hayas estado. Por eso en este artículo te mostramos la cara B de la ciudad que nunca duerme.

 

Autora: Juana Reyes

High Line Park

Al llegar a Nueva York todo te resulta familiar: los rascacielos, las grandes avenidas, las tiendas, hasta el metro. Aunque se trata de una de las ciudades más filmadas y fotografiadas del mundo, aún guarda algunos rincones más allá del top 10 de las guías de viaje y que, con suerte, aún no han aparecido en la última serie de moda.

Si quieres huir del circuito habitual, apuesta por una ruta alternativa. Deja Central Park para otro día y date un paseo por High Line Park, un parque urbano elevado que se encuentra junto al barrio de Chelsea, en el lado oeste de la ciudad. Lo de urbano queda claro, pero, ¿elevado? Se construyó sobre una antigua línea de ferrocarril que dejó de utilizarse en los años 80. Sus dos kilómetros de longitud van desde Gansevoort Street hasta la 34 y cuenta con varios puntos de acceso. La vegetación y el mobiliario urbano han dado una nueva vida a este parque que está especialmente animado en los meses cálidos.

Escultura en Socrates Sculpture Park ©Socrates Sculpture Park

 

El circuito de galerías artísticas y museos de Nueva York es uno de los más prestigiosos del mundo. El trío conformado por MoMA, The Met y el Museo Guggenheim parece imbatible. Pero existe un panorama alternativo, incluso más allá de Manhattan, que llega hasta Queens. En el barrio de Astoria abundan las galerías de artistas jóvenes que se marcharon de la Gran Manzana buscando más espacio. Aquí se estableció el Museum of the Moving Image, el “único en Estados Unidos dedicado al arte, la tecnología y el impacto social de las películas, la televisión y los medios digitales”. En su colección hay unos 130.000 objetos entre fotografías, videojuegos, ordenadores, muebles para salas de cine, material de rodaje, muebles de salas de cine. Solo una pequeña parte de ellos forman parte de la exposición principal del museo, que completa su propuesta con talleres, festivales y muestras temporales.

A unos 20 minutos andando desde el museo se encuentra Socrates Sculpture Park, un museo al aire libre que ocupa el espacio de un terreno abandonado en los años 80. No tiene colección permanente, sino que se estructura con exposiciones temporales. La mayoría de los artistas crean sus obras en el mismo terreno, y durante ese tiempo, el parque no se cierra, por lo que el proceso de creación está abierto al público. Se ha convertido en lugar de encuentro –es habitual ver a familias haciendo picnic– y referencia cultural en Queens.

‘Cupcake’ de chocolate
‘Cupcake’ de chocolate

 

Pero si hay una escena cambiante en Nueva York es la gastronómica. Aquí las tendencias van y vienen, y el honor de ser el sitio más ‘cool’ de la ciudad puede esfumarse en pocos días. No por fallo propio, sino por las virtudes del nuevo local de enfrente. En el apartado dulce, la lucha es aún más feroz. En los listados de las pastelerías más famosas de la ciudad es difícil que no aparezca Magnolia Bakery. Desde que dos de la protagonistas de ‘Sex and the City’ aparecieran tomando sus famosos ‘cupcakes’ en uno de los capítulos de la serie, es casi imposible comprar sin hacer cola en alguno de sus establecimientos. ¿Alternativas? Puedes optar por los de Two Little Red Hens, en Upper East Side, o por Billy’s Bakery, que cuenta con cuatro locales en la ciudad (Chelsea, Tribeca, Upper West Side y el hall del hotel Plaza). De producción casera, son algo menos dulces que los de Magnolia Bakery, y comparten carta con otros imprescindibles como cookies, brownies y tartas. Porque por muy alternativo que quieras ser en Nueva York, no puedes irte sin probar sus dulces.

...