24 horas en Cartagena de Indias

Visita fugaz a la perla colombiana

Su belleza colonial la convirtió en uno de los destinos más atractivos de Colombia. Descubre lo que esconde tras sus murallas y únete a la ‘parranda’.

Gabriel García Márquez buscó la inspiración entre sus calles empedradas y sus balcones llenos de flores. Primero como periodista, más tarde como escritor. Las palabras del Premio Nobel de Literatura continúan atrayendo a viajeros de todo el mundo, dispuestos a encontrar el ‘amor en los tiempos del cólera’ en esta ciudad a orillas del Caribe.

Una vez que atravieses sus murallas, encontrarás mucho más que eso. Cartagena de Indias, ‘La Heroica’, recibe a quienes la visitan con sus mejores galas. Los balcones floridos destacan entre las fachadas de color pastel, mientras que la Catedral de Santa Catalina de Alejandría se asoma entre los tejados de las casas bajas. El azul del Caribe completa una escena que cualquiera querría retratar, escribir, pintar, fotografiar.

‘La Heroica’ seduce más allá de sus callejuelas de cuento. La oferta turística se ha incrementado en los últimos años con modernos hoteles boutique y originales propuestas gastronómicas camufladas en viejos edificios coloniales. Muchos se ubican en el centro histórico de la ciudad, Patrimonio de la Humanidad desde 1984, protegido por 11 kilómetros de murallas con varios siglos de antigüedad. Empezó a construirse en el siglo XVI tras un ataque pirata y hoy es una de las mejor conservadas de América del Sur.

En el interior de la zona amurallada se encuentran las principales atracciones turísticas de Cartagena de Indias: la Plaza de los Coches y su famoso Portal de los Dulces, la iglesia de Santo Domingo o el Cuartel de las Bóvedas, que ha cambiado la munición por la bisutería de concha de coco y los ‘sombreros vueltiaos’. Ahora aloja el principal mercado de artesanía de la ciudad.

Extramuros encontramos el barrio de Getsemaní, el vecindario ‘cool’ de Cartagena de Indias. Su ambiente bohemio y vibrante atrae a viajeros de todo el mundo, que disfrutan fotografiando sus murales callejeros y bailando hasta el amanecer en sus locales de moda. El Café Havana es todo un clásico de la ‘parranda’, la fiesta cartagenera. Destaca por su música en vivo y un público variopinto, entre el que alguna vez se incluyó Gabriel García Márquez, pero también Hillary Clinton o el actor Benicio del Toro.

Para seguir la ‘parranda’, en Getsemaní no faltan opciones: en Bazurto Social Club no paran de sonar ritmos caribeños y Quiebra Canto, junto a la Torre del Reloj, está considerado el epicentro de la salsa. Es el mejor bronche para una aventura en ‘La Heroica’.

Si cuentas con algún día más, no debes perderte sus alrededores. Aproximadamente a una hora de Cartagena se encuentra la península de Barú, famosa por sus playas de arena blanca y rosada y por sus aguas transparentes, ideales para practicar snorkel. No muy lejos de allí se divisan las islas del Rosario, otro destino costero perfecto para descansar tras una visita a la ciudad colonial. Podrás llegar en lancha desde Cartagena o alquilando una excursión privada para disfrutar de las playas menos masificadas, como las de la Isla del Sol o la Isla del Pirata.

El Parque Tayrona está algo más lejos, pero su irresistible combinación de mar y naturaleza atrae a miles de visitantes cada año. Se trata de uno de los parques naturales más destacados de Colombia y, además de ser conocido por sus playas, tiene una importante colección de ruinas arqueológicas precolombinas.