Pies, para qué los quiero.Descubre Madrid andando

La capital española en esta ruta a pie

La capital española presume de ser gran urbe –y lo es– pero buena parte de sus puntos más turísticos se concentran en pocos kilómetros. Mete calzado cómodo en la maleta, ¡y a patear la ciudad!

 

En una de las aceras de la Puerta del Sol es habitual encontrarse a un grupo de turistas fotografiando o mirando al suelo. Y es que uno de los secretos que guarda la plaza más famosa de la ciudad es la placa del Kilómetro 0 que hay justo debajo de la Real Casa de Correos. Este punto marca el origen de las seis carreteras radiales que comunican la capital con el resto de España. Pero el Kilómetro 0 también puede ser un buen punto de partida para una ruta a pie por la ciudad. En un par de días se puede conocer el centro, que cuenta cada vez con más zonas restringidas al tráfico para favorecer los desplazamientos a pie de turistas y residentes.

¿Por dónde empezar? A pocos metros de la Puerta del Sol se encuentra la Plaza Mayor, el corazón del Madrid de los Austrias, llamado así porque su trazado urbanístico fue llevado a cabo por los monarcas de la Casa de Austria (dinastía de los Habsburgo).

Es una de las zonas más antiguas de la ciudad. Repleta de terrazas donde tomar una caña (cerveza) bien tirada (servida) o un bocata (sanguche) de calamares, cuenta con algunas de las fachadas más emblemáticas de la capital. Pero en este Madrid de época también hay espacios renovados como el Mercado de San Miguel. El que fuera mercado de abastos se rehabilitó en 2009 como primer mercado gastronómico de Madrid. Es el lugar perfecto para probar el mejor jamón ibérico, mariscos frescos traídos diariamente desde Galicia, los arroces mediterráneos o los quesos españoles.

Fachada del Palacio Real
Crédito: ©César Lucas Abreu © Madrid Destino

 

A menos de diez minutos del Mercado de San Miguel se encuentra el Palacio Real. Abierto todos los días a visitas, ha sido residencia de varias familias reales desde el siglo XVIII y cuenta con más de 3000 estancias.

Volviendo a la Puerta del Sol como punto de referencia, a solo cinco minutos a pie se encuentra la Gran Vía, una de las avenidas más conocidas de la ciudad. Con más de un siglo de historia, fue conocida como la calle de los cines, que ahora han dejado paso a musicales y a grandes comercios. Por algo se la conoce como el ‘Broadway madrileño’.

Continuando por la Gran Vía en sentido este se llega a la confluencia con la calle Alcalá y a la plaza de Cibeles, que recibe su nombre de la fuente que la preside –lugar de celebración de los triunfos para los aficionados del Real Madrid–. La fuente dedicada a la diosa Cibeles, construida en 1782, está muy bien rodeada por el Palacio de Buenavista, el Palacio de Linares, el Palacio de Comunicaciones (actual sede del Ayuntamiento) y el Banco de España.

 Mujer en bici por el Paseo del Prado
Mujer en bici por el Paseo del Prado Crédito: © Prado Hiberus © Madrid Destino

 

El centro de Madrid cuenta cada vez con más zonas restringidas al tráfico para favorecer los desplazamientos a pie.

Desde Cibeles, hay dos opciones, continuar por la calle Alcalá donde esperan la Puerta del mismo nombre (el ‘Arco del Triunfo madrileño’) y el Parque de El Retiro (el pulmón de Madrid gracias a sus 15.000 árboles), o girar hacia el Paseo del Arte. Si es domingo, esta última puede ser la mejor opción, porque permanece cortado al tráfico. En poco más de un kilómetro se agolpan aquí tres de los mejores museos del mundo: el Prado, el Thyssen-Bornemisza y el Reina Sofía, que se pueden visitar de manera conjunta con la Tarjeta Paseo del Arte. Y si después de este recorrido los pies no dan para más, siempre se puede recurrir a algunos de los medios alternativos que la ciudad ha incorporado en los últimos años como las bicis y los patinetes eléctricos.